Las familias tenemos muchas cosas que nos unen, como el compromiso con la educación de nuestros hijos e hijas, una escucha activa hacia ellos y ellas, el cariño, el apoyo, las ganas de aprender y la búsqueda continua de redes familiares, de amistades que nos ayudan en el proceso de crianza. O al menos esto es lo que destacan como elementos positivos las familias que guían el rumbo de BBK Family.

Pero también tenemos necesidades que desde nuestros servicios queremos tratar de cubrir o, al menos, ayudar a cubrir. Y con este objetivo, tuvimos el pasado mes de mayo una reunión con madres y padres que han participado o participan en los servicios o actividades que organizamos desde BBK Family, que nos contaron de primera mano lo que las familias necesitan.

En dicha reunión destacaron que entre las preocupaciones más habituales se encuentra el uso de las pantallas. El tiempo que les dedican suele ser excesivo y es difícil poner límites. Unas veces, porque las utilizan para temas escolares, y otras, porque las usan para hablar con sus amigas y amigos. Somos una generación que no ha crecido rodeada de pantallas, por ello, no es fácil manejar estas nuevas situaciones. Además, el decirles que dejen de jugar a un videojuego o de mirar redes sociales como Tik Tok o Instagram, suele generarles mucha agresividad que proyectan en nosotras/os. Pero tenemos que reconocer que a nosotras como madres y como padres también nos cuesta dejar de mirar el móvil o las series que las plataformas nos ofrecen para ver ininterrumpidamente.

Y es que siempre andamos con los límites a vueltas, tanto a la hora de ponérnoslos a nosotras mismas como personas adultas, véase en el trabajo, con los recados, los planes que organizamos… como a la hora de ponerlos a nuestros hijos e hijas. De hecho, madres y padres decían en la sesión que querían aprender a ponerlos desde la infancia hasta la adolescencia, pero en positivo. Los límites les dan seguridad, pero hay que saber hacerlo de una manera constructiva.

Lo que le pasa a mi hija también les pasa a otras niñas

Por otro lado, las familias quieren tener espacios de encuentro con otras familias porque son “casi terapéuticos. Para darnos cuenta de que nuestros hijos e hijas hacen cosas normales, igual de bien y de mal que otros y otras, y eso tranquiliza”, afirmaron en el encuentro de madres y padres.

Otra preocupación común era el contexto escolar, ya que influye mucho el profesorado, mucho más que el centro que se elija. “Como docentes sería necesario que tuvieran habilidades sociales”, afirmaban, y como madres y padres también veían la necesidad de mejorar dichas habilidades. Les gustaría tener una mayor comunicación y una escucha activa, así como una mejor gestión emocional, y poder enseñársela a hijos e hijas.

Además, hablaban de la autonomía versus control, confianza versus control, “cómo ir soltando poco a poco. Estamos queriendo controlar más porque tenemos muchos miedos”. Quizás por esta razón querían aprender a comunicar en positivo y empatizar más con lo que les pasa a sus hijos e hijas, para que confíen más en ellos y ellas y les cuenten más cosas.

¿Qué competencias tengo como madre y padre?

Madres y padres destacaban como competencias a la hora de ejercer la paciencia, el cariño, el amor, la empatía y la atención.  “La presencia, cuando estoy, estoy con plena dedicación. Saben que cuentan conmigo y eso les aporta seguridad. Dedicar un rato en exclusiva a cada uno de ellos a diario”.  Asimismo, la escucha, “mucho más de la que teníamos nosotros y nosotras con nuestros/as padres y madres” y, por último, interés e intención en aprender.

¿Qué le pides a BBK Family?

Por último, la pandemia ha hecho que muchos de nuestros servicios y actividades hayan sido exclusivamente online y por ello, preguntamos a madres y padres si lo preferían a lo presencial. Como ventajas nos dijeron que este formato ayuda porque no se pierde tiempo en ir y venir, y facilita conciliar; sin embargo, lo presencial permite compartir mejor las experiencias, hablar con otras personas…

Madres y padres pedían actividades enfocadas a adolescentes, e incluso hacer talleres en los que participen madres y padres con hijos e hijas.

“Puestos a pedir yo pediría contenidos cortos online disponibles para que lo puedas encajar cuando te venga bien, con deberes. Lo online lo que permite son sesiones más personalizadas, casi formaciones uno a uno, como una especie de coaching o atención personalizada, esto también podría permitir ese formato”.

“Focalizar las sesiones por grupos de edad o incluso mezclarnos, a veces nos puede interesar conocer la experiencia de padres y madres de adolescentes si nuestros niños y niñas tienen entre 8 y 10 años, o bien los que somos padres de hijos adolescentes queremos centrar en temas como por ejemplo la resolución de conflictos, de cómo viven la sexualidad, su acercamiento a las drogas, al alcohol… Cómo se inician a determinadas experiencias que son muy diferentes a cómo han sido las nuestras que quizás eran más colectivas, más en la calle… y ahora estos combinan espacios virtuales con presenciales”, añadían.

Y esto fue algunos de los temas que se trataron en la reunión de madre y padres. Si te interesa algún tema concreto, un servicio, no dudes en trasladarlo a BBK Family. Estamos encantadas de escucharte. Nuestro correo es bbkfamily@bbk.eus. Y tienes diferentes puntos de escucha en casi todas las secciones y servicios de la web bbkfamily.eus.

¿Quieres estar al día de lo que publicamos en BBK Family, talleres, cursos…? ¡Suscríbete a la nueva newsletter!

Y si quieres, también puedes seguirnos en el nuevo Canal de Telegram de BBK Family. Pincha en este link o escanea el código QR el código QR.

Código QR

Menú

BBK Family Learning

×