El coronavirus: un reto para las familias

La sociedad en general y las familias en particular, estos días, nos enfrentamos a un reto muy interesante. Digo interesante no por lo bueno que trae el coronavirus  sino porque por un lado, nos va a hacer pasar un tiempo juntos, y, por otro lado, nos está haciendo reconocer el valor de las personas mayores en nuestras vidas y en la de la mayoría de las familias.

Solo en casos excepcionales, y donde no encontramos más alternativas están siendo los abuelos y las abuelas las que están haciéndose cargo de los niños y niñas durante el periodo de cierre de las escuelas. Esto nos está permitiendo reconocer que les queremos, que queremos protegerles, que somos capaces de articular más alternativas que las que manejábamos hasta ahora.

Además, como decía, se nos ha olvidado a la mayoría de las familias lo que es pasar 15 días juntos y juntas, solas, en casa…. Nos está dando la oportunidad de parar en seco, de bajarnos de la rueda del ritmo frenético, de ir más despacio, de compartir tiempo, tareas y de valorar la importancia de la salud, siempre más preciada cuando se pierde o está en riesgo.

Las escuelas cerradas, las extraescolares anuladas, la vida social aparcada, los espacios de ocio restringidos…. Asusta, ¿verdad? ¿Qué vamos a hacer con los niños y niñas tantos días?, ¿quién va a entretenerles tanto tiempo?, ¿cómo voy a generar espacios de trabajo en casa con ellos?, ¿cómo van ellos y ellas a avanzar en lo académico solos en casa?

Sentimos un poco de vértigo

Es cierto que da cierto vértigo pero, ¿cuantas veces me he encontrado durante los últimos meses con poco tiempo para estar con mis hijas?, ¿para poder leer?, ¿cuantos días me he quejado del ritmo de vida?, ¿cuantos días he pensado que en vez de ir a  las extraescolares mejor me quedaba en casa?, ¿cuántas noches he acabado fundida pensando que mi mejor parte se iba en lo laboral y no en la familia?

Hoy, con cierto miedo porque mis deseos se han cumplido, nos enfrentamos a un espacio de trabajo compartido, agradeciendo y sintiéndome una  privilegiada por tener la oportunidad de trabajar desde casa. Es una oportunidad de experimentar un nuevo modelo educativo, homeschooling. Pero también, nos enfrentamos a seguir juntas después del espacio de trabajo.

Mi primer impulso ha sido pensar en sacar toda la artillería de entretenimiento….juegos de mesa, talleres de manualidades, recetas para hacer con niños y niñas, deporte en casa con tutoriales,…. Después me he acordado de algunas autoras, artículos y reflexiones en torno a lo positivo que tiene que los niños y niñas se aburran, que sean ellos y ellas las que sientan la necesidad de hacer, de crear, de construir,…. que tengan la posibilidad de inventar y de inventarse y he decidido esperar.

En este esperar únicamente quiero poner una restricción o un límite: el uso de las pantallas. Porque es nuestro mayor riesgo estos 15 días;  dejar que los niños y niñas se conecten durante mucho tiempo y durante muchos días.

Si necesitáis algo de BBK Family durante estos días en relación a vuestros hijos e hijas os dejamos el servicio de orientación abierto para que podáis hacer todas las consultas que consideréis necesarias. También disponéis de la mediateca con cuentos como «Rosa contra el virus» para explicar el coronavirus y tranquilizar a vuestras hijas e hijos y juegos para pasar un buen rato en familia. Dentro de agenda, os hemos incluido actividades y juegos para realizar en familia.

Ainhoa Allende. BBK Family

 

 

BBK Family Learning

×