EMDR

En este tiempo que estamos viviendo sentir incertidumbre, estar triste, vivir con miedo, sentir que perdemos el control,… ES NATURAL. A mediados del mes de marzo, el coronavirus irrumpió de forma repentina en nuestra vidas y rompió el equilibrio conocido en el que vivíamos.

Nos encontramos de repente en un estado de alerta sanitaria durante el cuál mucha gente ha perdido seres queridos, nos encontramos confinados en nuestras casas, muchos conocimos el teletrabajo o quizá más de uno, ha perdido el puesto de trabajo. bien de manera temporal o definitiva.

Entramos de lleno en lo desconocido, en la incertidumbre de qué podía pasar, de si estaríamos bien y de cómo gestionar la vida familiar estando recluidos en casa. Incluso perdimos el contacto cercano con familiares, amigos, nos enfrentamos a un día a día desconocido.

Esta situación y las vivencias que hemos tenido, han ido generando reacciones de estrés, angustia, tristeza y ansiedad tanto en nosotras y nosotros, los adultos, como en nuestros hijos e hijas.

Todos y todas tenemos herramientas y habilidades para afrontar situaciones difíciles en la vida cotidiana, pero los niños y las niñas necesitan sentirse apoyados correctamente para poder utilizarlas.

Quizá a muchas familias os vengan a la mente, mientras leéis estas líneas, la multitud de situaciones en las que os habéis visto en esta rutina desconocida. La re-organización de las rutinas caseras, el teletrabajo o la angustia por haber perdido el trabajo, las clases telemáticas o los deberes de vuestros hijos e hijas, ser a la vez, padres, madres, profesores, profesoras, técnicos en informática,… Todo esto ha ido sumando estrés, y nos hemos sentido desbordadas y desbordados.

Centrando la mirada en nuestro papel de madres y padres, podemos reconocer que nuestro papel más importante es proteger a nuestros hijos e hijas, ayudándoles a sentirse seguros, vistos, consolados y a salvo, para que ellos después puedan usar este aprendizaje ante situaciones de peligro.

A lo largo de estos meses, hemos podido sentir que este papel se ha ido difuminando, no sólo por la cantidad de tareas nuevas que nos han ido llegando, sino porque desde nuestro ser adultos también hemos sentido mucho estrés, miedo e inseguridad por el impacto del COVID-19 en nuestras vidas.

Y, entonces… ¿qué sucede cuando los adultos estamos expuestos al mismo evento de peligro que nuestros hijos e hijas cómo está pasando en esta crisis sanitaria?…..  ¿Cómo podemos ser su figura de calma y de protección en esta pandemia que nos genera altos sentimientos de vulnerabilidad e incertidumbre?... ¿Cómo podemos, desde la tensión, el estrés y la inseguridad ayudarles a gestionar estas mismas vivencias?…. ¿Cómo acompañarles y ayudarles a conectar con sus habilidades, para afrontar esta situación generada por el COVID-19?

Una red de psicólogas, psicólogos, médicos y psiquiatras especializados en el tratamiento del trauma en niños, niñas, adolescentes y adultos con terapia EMDR que formamos parte de la asociación EMDR España, hemos acompañado a familias para ayudarles a disminuir el impacto de la tensión acumulada y para fortalecer el papel de las madres y los padres como figuras de protección y de cuidado de sus hijos e hijas.

La terapia EMDR es una herramienta especialmente recomendada por la OMS en las guías clínicas internacionales como protocolo de intervención ante eventos de gran impacto como catástrofes naturales, accidentes graves o pandemias.

Hemos desarrollado un programa para ayudar a las familias, de manera on-line, a reducir la activación emocional producida por la acumulación del estrés y la sensación de inseguridad generada por el impacto del COVID-19 durante el confinamiento, que ha tenido muy buena acogida entre las familias que han participado, resaltando tras la intervención que su resiliencia para seguir viviendo y digerir lo vivido, ha fortalecido sus habilidades para afrontar el estrés experimentado.

Ahora de vuelta a la “nueva” normalidad, la mayoría de las familias retomaremos nuestras vidas adaptándonos a las nuevas condiciones de manera positiva y posiblemente a más de una familia esta adaptación, le cueste o siga sintiendo miedo o estrés.

A estas familias, os queremos recordar que contáis con una red de profesionales para conseguir disminuir el estrés que estáis sintiendo y ayudaros a digerir el impacto que ha tenido el COVID-19 tanto en nosotros como en nuestras hijas e hijos.

Elixabete Eizaguirre Martínez. Psicóloga – Consultora EMDR

“Cuando experimentamos niveles de estrés muy alto,

para recuperarnos hemos de disminuir la velocidad en el ritmo de nuestras vidas,

 en vez de acelerarlo, para ayudar a nuestro cerebro y cuerpo a recuperarse.”

Elixabete Eizaguirre

Menú

BBK Family Learning

×