Pedir perdón, disculparse, se trata de una conducta prosocial que nos permite relacionarnos y mantener cierta concordia y armonía. Es un recurso para la regulación de las relaciones sociales y la convivencia.

Cuando una persona comete un agravio o daño contra otra, se espera que se responsabilice de ello y trate de repararlo pidiendo perdón. La función de pedir perdón es la reparación y evita que tendamos a la venganza y a la violencia. Cuando nos disculpamos, la otra parte siente reconocido su dolor y el daño recibido, por lo que supone un gran beneficio a nivel social.

No cabe la menor duda, las disculpas son necesarias en nuestra sociedad; siendo así, se entiende que es positivo, necesario y justo pedir perdón a cualquier persona independiente de su edad y la relación que tengamos con ella, junto con el compromiso de tratar de evitar que vuelva a ocurrir. Es cierto, que a algunas personas les resulta muy complicado pedir perdón, quizás por miedo a reconocer ante el otro que ha fallado y la dificultad para aceptar que el error forma parte de nuestra vida y nos permite mejorar.

En ocasiones, surgen dudas sobre pedir perdón a las niñas y niños, ya que podemos sentir que perdemos autoridad ante ellas y ellos y nos sentimos vulnerables. Pero nada más lejos de la realidad, disculparnos con nuestros hijos/as y alumnos/as, tiene una serie de repercusiones muy positivas para la relación.  Asimismo, podemos preguntarnos cómo se sienten las niñas y niños cuando no les pedimos perdón y qué es lo que aprenden. Seguramente, sientan que su sufrimiento y ellas mismas no son los suficientemente importantes; aprenden a culpar a los demás de sus reacciones y pérdidas de control, que no pueden cometer errores y mucho menos reconocerlos ante los demás.

Razones para pedir perdón a las niñas y niños:

1- Es lo justo. Si en esa situación le pediríamos perdón a una persona adulta, igualmente a una niña o niño. Los menores son personas con el mismo derecho a que se respete su integridad y dignidad. De hecho, es la responsabilidad de los adultos cuidar y no dañar. Por tanto, si les hemos causado algún daño nuestro deber es repararlo.

2- Somos su modelo. Si queremos que aprendan habilidades sociales y a responsabilizarse de su conducta, la mejor manera, es que nos vean hacerlo con ellos mismos. Una persona aprende a ser respetuosa cuando se siente respetada.

3- Aprenden que pueden equivocarse. Como ya se ha comentado, el error forma parte de la vida y del aprendizaje. Cuando nos ven reconocer los nuestros, aprenden que es algo natural y humano, y descubren qué pueden hacer cuando esto pasa.

4- Repara la relación. Si hemos sido injustos con ellos/as, (les hemos gritado, tratado mal, etc.) hemos podido dañar el vínculo que nos une. Ser capaz de reconocerlo y disculparnos por ello, permitirá restaurar ese daño. (“Te he gritado porque he perdido el control, lo siento”).

5- Fomenta un apego seguro. Es decir, el apego seguro condiciona una buena autoestima y un estilo de relación con los demás adaptado. Como madres, padres, profesorado… podemos hacer daño pero también ser honestos/as y reparar el dolor causado. Eso les proporcionará una sensación de seguridad, de ser importantes y queridos/as a pesar de todo. Pedir disculpas, reconocer que no hemos estado bien, dar un abrazo, reconocer su enfado y sufrimiento, permitir el llanto y poner palabras a cómo se sienten; fomentan este apego seguro y un sentimiento de valía personal e importancia.

6- Facilita el diálogo. Responsabilizarnos de nuestro desacierto permite un acercamiento, la posibilidad de poder hablar sobre lo ocurrido y buscar soluciones de manera conjunta.

Es muy probable que nosotros mismos como hijas e hijos no hayamos recibido este perdón por parte de las personas adultas de nuestra vida, por ello, podemos reflexionar y preguntarnos: ¿Me hubiese gustado que se hubiesen disculpado conmigo? Ese hecho, ¿qué hubiera cambiado? ¿qué me hubiese aportado?

Lorena Méndez Robredo. Psicoterapeuta y Educadora en Disciplina Positiva.

Creando vinculos

Si quieres reservar plaza para las charlas presenciales, puedes hacerlo desde aquí.


Materiales de la mediateca de BBK Family que te pueden servir de ayuda:

http://bbk-family-pro-948678466.eu-west-1.elb.amazonaws.com/es/mediateka/dejar-ir-el-camino-de-la-liberacion/
http://bbk-family-pro-948678466.eu-west-1.elb.amazonaws.com/es/mediateka/el-perdon-guia-para-perdonar-y-ser-mas-felices/
http://bbk-family-pro-948678466.eu-west-1.elb.amazonaws.com/es/mediateka/cuando-perdono-como-sentirse-mejor/
http://bbk-family-pro-948678466.eu-west-1.elb.amazonaws.com/es/mediateka/tarjetas-de-disciplina-positiva-nueva-version-jane-nelsen/

Artículos de BBK Family relacionados con el tema:

http://bbk-family-pro-948678466.eu-west-1.elb.amazonaws.com/es/pedir-perdon-por-no-saber-mirar-y-por-no-querer-ver/
http://bbk-family-pro-948678466.eu-west-1.elb.amazonaws.com/es/como-condicionan-padres-y-madres-la-autoestima-de-sus-hijos-e-hijas/

Vídeos de BBK Family relacionados con el tema:

 

BBK Family Learning

×