¿Cómo condicionan padres y madres la autoestima de sus hijos e hijas?

¿Qué es la autoestima? Es el autoconcepto, la idea que yo tengo sobre mí mismo, sobre mí misma y mis capacidades. De forma que si es baja me impedirá, será un límite a mi desarrollo, a mi triunfo, puesto que consideraré que no estoy capacitado, que no merezco o no es posible realizar, alcanzar ese objetivo que me planteo. No me moveré, no lo intentaré y por tanto no avanzaré y si lo hago, lo haré pensando que voy a fracasar. Teniendo en cuenta que todo en la vida: las empresas, las relaciones, la formación siempre cambia, nada permanece igual, o va para adelante o va para atrás. Si no evoluciono, no aprendo, no me esfuerzo, no me “muevo”, voy perdiendo habilidades que por falta de uso antes había desarrollado o no me plantearé adquirirlas porque no me encuentro capacitado. Se convierte, pues, en UN CIRCULO VICIOSO.  

Una baja autoestima puede impedir una vida sentimental satisfactoria, una vida familia sana, alcanzar el máximo potencial laboral y problema para mantener amistades sanas. Mientras que una autoestima alta te hace sentir que eres una persona valiosa, con múltiples capacidades, digna de ser querida. Que no permitirá ser humillado/a o maltratado/a.

Una autoestima sana parte de la No exigencia …SI de la excelencia, es decir medirse, competir, retarse a uno mismo o una misma, no medirse o retarse con los demás, siempre habrá alguien que sea mejor, más guapo/a, más rápido/a, esto no produce desarrollo sino frustración.

Ya Epicteto en “Manual de Vida” hace más de 2000 años recogía que una persona que vive pendiente del comportamiento ajeno además de convertirse en un “cotilla” que no es del agrado de los demás, abandona su desarrollo. Dirige mal su atención, sus energías, sus recursos, y por tanto obtendrá malos resultados. Siendo más vulnerable a estándares de éxito, de belleza y de salud establecidos por los demás, por la sociedad y no de acuerdo a su idiosincrasia, condenándose a un probable fracaso.

El desarrollo de la autoestima está alejado de la búsqueda de la perfección. La perfección es la no aceptación. Es un ideal inalcanzable que infravalora cualquier triunfo que no sea absoluto, frena el desarrollo puesto que es inalcanzable, frustrante. La perfección  NO EXISTE.

La autoestima no se puede confundir con “chulería”, muchas personas, especialmente los y las adolescentes ofrecen como defensa a una baja autoestima, precisamente una fachada de superioridad, atacando. Toda aquella acción que se realiza hacia a fuera, para la aceptación de los demás, cualquier ataque o exhibición, es un síntoma de baja autoestima. Y todo lo que sea tolerancia, mente abierta, es un síntoma de buena autoestima, no me siento amenazado por eso no ataco.

¿Cómo condicionan los padres y madres la autoestima de los hijos e hijas?

Recuerda:¿Qué adjetivos usaban con respecto a ti , en tu infancia?¿Cómo te llamaban?¿Esto sigue siendo así?¿Esto ha condicionado tu vida?¿Cuantas cosas has hecho o dejado de hacer de acuerdo a ese adjetivo que te dirigían para definirte?…

Durante los dos primeros años de vida nuestro cerebro está el 100% del tiempo en “Ondas delta”, y el 90% desde esta edad hasta los 6 años. Este estado es similar a la hipnosis, es decir todo lo que escucha y vive se grava en la mente y condiciona cómo ve el futuro, lo que está bien o mal, es decir condiciona nuestras relaciones y logros futuros. Puesto que lo único que pretendemos inconscientemente es sobrevivir, adaptarnos y por ello aprendemos códigos de conducta que nos permiten obtener lo que queremos, evitando lo que no queremos.  

Para entender como lo vivido en esta etapa condiciona nuestro futuro tenemos que recordar cómo se realiza el proceso de aprendizaje: Frente a cualquier estímulo del entorno (Un ruido, un golpe, una frase…), nuestro sistema límbico filtra lo que está sucediendo en base a la genética heredada y a los aprendizajes realizados en circunstancias similares, generando una emoción que provoque una respuesta, una reacción para resolver la situación que está viviendo. De forma que en función del éxito de esta respuesta o reacción, la guardaremos como válida en la memoria emocional o la descartaremos como no apta. 

Podrás saber cuáles son esos valores que tu adquiriste en la infancia cuando te escuches hablar en 2ª persona del singular, cuando utilices verbos auxiliares como “debes”, “tienes”, “se hace” y absolutismos, como:“ nunca”, “siempre” Por ejemplo: ”Tú lo que tienes que hacer siempre es…”,”Esto se hace así”, ”No debes contestar de esa forma”…OJO!!!, SON NUESTROS PREJUICIOS LOS QUE HABLAN. Lo que cada uno/a siente y vive como verdades absolutas no es más que el resultado de la educación recibida por sus padres y madres, por eso varía tanto de una persona a otra sobre todo si se han criado en entornos muy diferentes y esta influencia es especialmente determinante cuando se refiere a nuestro autoconcepto. Si en mi infancia he sido valorado, sentiré que es así y por tanto no me dejaré maltratar, no me rendiré con facilidad. Si tengo y he tenido siempre la confianza de mis padres y madres, la tendré en mí mismo/a y en los/as demás. Si nuestras características originales son aceptadas y valoradas, las valoraremos y creceremos de acuerdo a ellas, con alta probabilidad de éxito.

De hecho, el modo en que somos atendidos en los primeros años de nuestra vida, si nuestras necesidades son atendidas cuando se presentan, ni antes ni después…inconscientemente deduciremos que somos dignos de este buen trato y esto condicionará de por vida nuestra confianza en nosotros mismos, nuestra autoestima. Esto se llama apego seguro. Nunca es tarde para corregir los efectos de un apego inseguro.       

¿Cómo favorecer la autoestima de tu hija/o? 

Desde que nacemos, cómo ya hemos comentado, cuando somos atendidos en nuestras necesidades, abrazados, consolados y animados, se va creando una base fundamental de autoaceptación positiva. Utilizando como símil un vaso, vamos llenado un vaso con diferentes posos, cuando llegamos a la adolescencia y “salimos al mundo” solos, vivimos situaciones desde nuestra fragilidad e inexperiencia que hacen que vayamos perdiendo esos posos, esa autoestima.

El conductor del autobús nos llama “chavales” despectivamente, la persona de nuestro interés no nos presta atención, la materia que no conseguimos aprobar, la burla de un compañero o compañera, el profesor o la profesora nos llama la atención delante de los demás…

LOS PADRES DEBEN “RELLENAR “, DIARIAMENTE, DESDE LA PAZ FAMILIAR ESE VASO PARA QUE CUANDO ESE HIJO SALGA AL MUNDO, NUNCA LO HAGA DESDE LA NO EXISTENCIA DE CREENCIAS POSITIVAS RESPECTO A SÍ MISMO, SUS CAPACIDADES Y VALIA. ”CON EL VASO VACIO”.    

¿Cómo?

–El principio, sería realizar un F.D.O.:

Un análisis de sus fortalezas, sus debilidades, estas últimas se pueden convenientemente convertir en oportunidades…de forma que cuando se presente una crítica, enfrentarse a un error…tu hijo, hija puede valorar cual ha sido su fallo sin caer en el victimismo o en la agresividad, puede racionalizar la situación de una forma constructiva.

Por ejemplo:  Una persona le insulta, cuestionando su inteligencia. Si esta es una característica propia, no se ofendería puesto que sabe que es falso, que es una torpe herramienta usada por alguien que intenta hacer daño y si no fuera así, aceptaría sin enfado ninguno también, puesto que es consciente de que esa no es una virtud que posea, aunque posee otras igualmente importantes y de que nadie las tiene todas.

En el caso de que la inteligencia sea una debilidad, una vez hemos tomado conciencia, podemos plantearnos acciones para convertirla en fortaleza (es una oportunidad) y mientras esto no suceda, lo tendré en cuenta a la hora de actuar, siendo consciente de que es uno de mis puntos débiles, de ese modo tomaré mejores decisiones.

SIEMPRE DESDE LA VERDAD, DESDE LA CONCRECCIÓN.

Si le mientes, no solo lo estás condenado al fracaso sentimental, social, laboral…puesto que sus puntos de partida a la hora de fijar objetivos serán erróneos y además, en caso de que se dé cuenta de la mentira, perderás su confianza, respeto y el vínculo entre ambos de debilitará y perderás la ventaja de influir en su desarrollo de forma que buscará el apoyo en otros… y no conocemos las intenciones de esos otros.

–Celebra las cualidades, recuérdaselas…las potenciarás:

Ejems. :¿Por qué  no haces tú esto?, ¡Lo haces mejor que yo!

               ¡Que generosidad la tuya!

Incluso como preámbulo a una corrección de comportamiento:

 Ejem.: ”Es una lástima que llegues siempre tarde, con lo responsable que eres para todo lo demás”. 

–Suaviza verbalmente la debilidad, de la siguiente forma:

 Ejem: No corres muy rápido, por el momento. 

 —Enfoca a lo bueno, al presente y no a lo malo, al pasado: Es decir, a lo hace bien y no te concentres en lo que hace mal o hizo mal en el pasado.

Utiliza refuerzos positivos o negativos preferentemente e incluso disciplina y evita el castigo. Ya que ataca su autoestima, debilita vuestros vínculos y no produce desarrollo en el o la menor. Es decir, no aprende a hacerlo bien.

Para corregir el comportamiento que no le conviene, lejos de atacar su autoestima con frases como: “Es que eres torpe…”, «la culpa es tuya …”,”No te lo mereces..”, ”No podrás…” , reflexiona con él/ella sobre su comportamiento y las consecuencias del mismo…esto si producirá desarrollo.(Tarea principal de padres y madres)

Debilita creencias que tu hijo o hija adquirió en la infancia y ahora le perjudican porque le limitan, le impiden actuar al máximo de sus capacidades alcanzando la mejor versión de sí mismo, su máximo potencial.

Por ejemplo, si le oyes decir: ”Yo no soy atlético”. Debilítalo de la siguiente forma: Puedes serlo cuando quieras, con unos buenos hábitos alimenticios, de descanso y ejercicio ,yo conozco muchas personas que lo han conseguido, ¿Quieres que te ayude a informarte? Es decir, RACIONALIZANDO su prejuicio y ofreciéndole tu apoyo.

Enfoca su mejora con respecto a la mejora de su comportamiento, de sus capacidades no en comparación a los/as demás…EVITA COMPARAR. Esto desarrollará su criterio propio de forma que no sea fácilmente manipulable.

Enfoca su mejora con respecto a su comportamiento no a su SER.AMOR INCONDICIONAL…te conozco, te valoro …”Te quiero tal y como eres…sin embargo tu comportamiento necesita corrección, concretamente en esto…”

Háblale con Asertividad: Si tu no expresas tus opiniones sin ofender , ni escuchas la suyas ,estás demostrándole una falta de respeto que le hará llegar a la conclusión de que no vale y de qué esa es la forma correcta de relacionarse , y esto afectará negativamente en sus habilidades sociales Y POR TANTO EN SUS EXITOS.

–Plantéale Retos y sobre todo apóyale en los que él/ella, se plantee (Siempre desde su seguridad), SINO, NO CRECERÁ.: Los padres, madres tienden a sobreproteger a sus hijos/as, evitando  riesgos y daños potenciales. Al no experimentar en primera persona y encontrar soluciones, adquiriendo recursos, se acostumbran a que las aporten  los padres, con el tiempo, buscarán las soluciones en otras personas.

¿Queres que tu hijo o tu hija tenga éxito, encuentre el equilibrio y sea feliz?… Trabaja en su autoestima.

Pilar García, coach familiar

Materiales de la mediateca de BBK Family que te pueden ayudar:

Educar en el vínculo

Emocuaderno: Educación emocional en casa

El libro de las familias: Juegos y actividades para la educación emocional en casa

 

 
 
 

Artículos de BBK Family relacionados con el tema:

Sé influencer para tu hijo o tu hija

Dejemos de presionar a nuestros hijos e hijas para que sean los mejores

Vídeos de BBK Family relacionados con el tema: 

 

 
 

BBK Family Learning

×