¿Quién no necesita cuidados en algún momento? Alguien a tu lado cuando estás mal. Ayuda con la compra cuando no puedes salir. Apoyo para hacer tu vida…. Así comienza el vídeo de sensibilización de BBK Family para recordarnos que los cuidados son un bien común que nos beneficia como personas, como familias y como comunidad. Sin embargo, ¿quién realiza mayoritariamente estos cuidados? ¿y son estos realmente valorados?

El pasado miércoles se estrenó en la sala Bilborock de Bilbao el documental impulsado por la ONG Farmamundi,El peso sobre mí”, dirigido por Itxaso Díaz, y realizado conjuntamente con un grupo de mujeres de Erabide Emakume Elkartea, de Galdakao. En él aparecen cuatro mujeres dedicadas íntegramente al cuidado de un familiar dependiente y en el que se constata cómo esos cuidados son imprescindibles.

Entre los datos que aparecen en dicho documental uno muy significativo es que en Euskadi tan solo 3 de cada 10 hombres participa en algún tipo de actividad relacionada con los cuidados. Concretamente, en 2020, 9 de cada 10 excedencias fueron solicitadas por mujeres y al menos el 10% se solicitaron para poder dedicarse a algún tipo de cuidado, lo que agrava aún más las brechas económicas de género.

Visibilizar los daños colaterales

“Creemos que es muy necesario plantear una reflexión social en torno a la temática de los cuidados y el trabajo doméstico. Plasmar las realidades, visibilizar los daños colaterales y plantear la necesidad de asumir, conjuntamente, una corresponsabilidad, no solo de género, sino también a nivel familiar e institucionalmente”, afirma la realizadora del documental Itxaso Díaz.

Una característica común de las cuatro mujeres que aparecen a lo largo del documental es que se sienten desbordadas, se han olvidado por completo del autocuidado, y no quieren pedir ayuda porque creen que es su labor, aunque, a veces, les flaquean las fuerzas, afirman. Y la pregunta sería: ¿Qué hemos hecho como sociedad para que estas mujeres se sientan en la obligación de hacerlo todo ellas solas, de creer que si piden ayuda van a ser unas “irresponsables”? Podríamos decir que una de las posibles respuestas la ofrece Mikel Sánchez, el único hombre que aparece en el documental como cuidador corresponsable de sus tres hijos. En su opinión, los proyectos de sensibilización casi siempre están enfocados a que las mujeres lleguen a puestos directivos, que sigan con su labor profesional, que sean conscientes del tiempo que dedican a las tareas domésticas, pero no tanto a impulsar la corresponsabilidad en los hombres apelándoles a ellos directamente.

Es un hecho objetivo, que a la hora de dejar el trabajo para cuidar a un familiar, como es el caso de Nerea Panduro, amatxu de Haizea, una niña con parálisis cerebral, que aparece en “El peso sobre mí”, se valora quién tiene mayor sueldo, más vacaciones, mejores condiciones…. Y en esto solemos perder casi siempre las mujeres. Pero incluso en el caso de que no haya que dejar ningún trabajo, siempre se inclina la balanza hacia el género femenino, por una cuestión probablemente cultural y de educación.

Y es que como dice el estudio “La invisibilidad de los cuidados que realizan las mujeres” realizado por Gema Coira Fernandez y Emilia Bailon Muñoz, médicas de familia de Gijón y Granada respectivamente “la mayoría de los sistemas de protección social continúan marcados por connotaciones ideológicas sustentadas en modelos familiares que no tienen en cuenta el profundo cambio social que significa la deconstrucción del sistema de género y la consiguiente simetría de roles que está en trance imparable de producirse y, por ello, sigue reticentemente vigente el modelo basado en la antigua concepción social asentada en la división sexual del trabajo, que adjudicaba diferentes tareas, roles y comportamientos a hombre y mujeres”.

La conciliación y la empresa

Como vemos, todavía nos queda camino por recorrer, también desde el mundo empresarial, aunque poco a poco vamos avanzando. Hace años era impensable que los hombres tuvieran las mismas bajas que las mujeres al tener un hijo/a, y ahora las organizaciones lo tienen completamente integrado. Pero ¿qué pasa con los cuidados? ¿Se tienen en cuenta?

Como expusimos el año pasado con motivo del concurso, poner en marcha medidas para compatibilizar la vida familiar y laboral, hacen que “el compromiso de quienes trabajan en las organizaciones aumente más de 8 puntos; mejore la productividad de la organización un 22%, y que llegue a descender el absentismo hasta un 17%, según datos de la Fundación Más Familia,”. Y favorecer los cuidados también nos beneficiaría como sociedad, puesto que la mayoría necesitaremos ser cuidados en un momento u otro de la vida y como se dice en la campaña de sensibilización de BBK Family, “es el momento de ganar tiempo para los nuestros de forma corresponsable, de que conciliación y cuidados vayan de la mano. Cuidemos los cuidados, porque son un bien común”.

Concurso BBK Family: Experiencias Innovadoras en Conciliación

Te animamos a participar en el “Concurso BBK Family: Experiencias Innovadoras en Conciliación”, dirigido a organizaciones que trabajen en el campo educativo (centros escolares, AMPAS, agrupaciones de tiempo libre, asociaciones…) y a empresas de Bizkaia. Estas organizaciones podrán presentar sus propuestas desde el 13 de septiembre y hasta el 15 de noviembre.

*La imagen del artículo es un fotograma del documental “El peso sobre mí”.

 

https://www.youtube.com/watch?v=vyRSCS7E0Fo

 

BBK Family Learning

×