cuarentena en casa en familia

Y qué podemos hacer para afrontarlos.

Las personas adultas que estamos en cuarentena con niños y niñas no lo tenemos nada fácil estos días. Son las primeras horas o días y  ya hay veces que se nos pone cuesta arriba…. Tenemos momentos de plenitud, donde disfrutamos con un juego, una lectura, unas risas en familia…. Y aparecen otros donde surgen las peleas entre hermanos y hermanas, donde aparecen los “meaburros” o simplemente surge el desasosiego al pensar en el tiempo que nos queda por delante.

En estos momentos, al menos a mí, me genera cierta intranquilidad, cierta ansiedad y miedo a ser capaz de sostenerme yo para poder sostener a mi familia. Agradezco no estar sola en este bunker y compartir con otra persona adulta esta responsabilidad. Y esto me lleva a pensar en la cantidad de madres y padres que solos y solas con sus hijos e hijas están haciendo frente a esta situación.

Estos días intentamos  proteger mucho la información que llega desde el mundo exterior para evitar que los y las peques  vivan miedo e intranquilidad pero a la vez necesitamos conectarnos con otros y otras para compartir lo que estamos viviendo, y sentir que no estamos solos o solas en esta batalla.

Las nuevas tecnologías para conectarnos

Una alternativa que hemos ido experimentando y que demuestra nuestra capacidad y necesidad de socialización es compartir vídeos por whatsapp que nos hacen reír y ver el ingenio que tienen algunas personas, hacer llamadas telefónicas, video llamadas, quedadas virtuales….

Por ejemplo, mi familia el domingo se tomó el aperitivo en cuadrilla. La misma cuadrilla que el domingo pasado tomaba las rabas en el barrio lo ha hecho vía videollamada. Teníamos hora de quedada, cada familia se preparaba qué tomar y qué picar.…

Tal y como sucede cualquier domingo, los primeros cinco minutos juntos, luego las mayores en una conversación y la gente menuda en otra conversación, y por supuesto con juegos entre medias.

Una tontería, ¿verdad? O no tanto…porque anima, porque alegra el alma y el día, porque incluimos algunas conversaciones que nos ayudan a cambiar de tema, porque genera futuro y sobre todo porque recuerda que la gente a la que queremos también está igual que nosotros y nosotras. Que todos y todas estamos en este barco y que a pesar del bunker podemos acompañarnos, escucharnos, apoyarnos y ayudarnos. La diferencia es la distancia física pero aún nos quedan muchas posibilidades por mantener la distancia emocional bien cerquita.

Las nuevas tecnologías nos pueden abrir muchas posibilidades en este sentido y que los niños y niñas tengan relación con sus amigos y amigas siempre nos va a venir bien. Es una manera de entretenerse, de divertirse, de innovar y aprender habilidades sociales nuevas, de enseñarles un uso responsable…

Pero tampoco nos olvidemos de qué nos viene bien a nosotras, las personas adultas, para poder seguir siendo unos y unas  referentes positivos dentro de este  bunker. Si durante estos días,  alguna de las figuras que lideráis vuestro bunker necesitáis  un espacio de conversación para recuperar el liderazgo podéis poneros en contacto con nosotras en nuestra página de contacto de bbkfamily.eus.

Ainhoa Allende. BBK Family

 

BBK Family Learning

×